Si estás leyendo esta articulo es porque necesitas saber todo acerca de los concursos de acreedores, por eso hoy, en nuestro blog, te vamos a contar qué es, cuáles son sus tipos y qué fases tienen.

¿Qué es un concurso de acreedores?

Empecemos por su definición, un concurso de acreedores es una herramienta legal de la que disponen las empresas para situaciones económicas límite en la que no pueden hacer frente a los pagos que tienen que asumir. En otras palabras, hablamos de un instrumento que ayuda a que empresas, autónomos o personas físicas a hacer frente a pagos adeudados en caso de declararse en situación de insolvencia.

Es importante la matización que hemos realizado más arriba porque, en cualquier caso, los empresarios que estén pensando en acogerse a un concurso de acreedores deben saber que no debe ser un método para no pagar deudas, sino para que estas se renegocien en busca de un acuerdo con los acreedores, garantizando el pago de la mayor parte de las mismas con el menor prejuicio posible para las empresas implicadas.

Concurso de acreedores

Qué tipos de concursos de acreedores existen

Tradicionalmente solo se han tenido en cuenta dos tipos de concurso de acreedores: el voluntario y el forzoso o necesario. Sin embargo, existen algunas tipologías más que vamos a tratar y a analizar a continuación:

Concurso de acreedores Voluntario

El concurso de acreedores voluntario es aquel en el que la persona deudora es consciente de su situación y se adelanta a posibles acciones legales por parte de los acreedores, es decir, admite la imposibilidad de ejecutar los pagos a los que tiene que hacer frente y entra en concurso para tener una protección legal y para hacer frente a parte de los mismos con las directrices que otorgue el administrador concursal.

Concurso de acreedores forzoso o necesario

El concurso de acreedores forzoso o necesario es aquel en el que son los acreedores o alguno de los socios de la persona jurídica quienes solicitan la entrada en concurso, previa demostración de la imposibilidad de hacer frente a las deudas contraídas. Es importante resaltar que para que un acreedor solicite el concurso, deberá demostrar tanto su condición de acreedor como las pruebas de las deudas contraídas por parte del deudor.

Si quieres conocer mas sobre el concurso necesario y voluntario, te recomendamos la lectura de nuestro post “Diferencias entre concurso de acreedores voluntario y necesario

El concurso de acreedores consecutivo

El concurso de acreedores consecutivo es una fase de la Ley de Segunda Oportunidad y aquel en que, tras la imposibilidad de alcanzar o cumplir con un acuerdo extrajudicial de pagos por parte del deudor, se busca el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, es decir, la cancelación de las deudas por no poder hacer frente a las mismas.

Concurso de acreedores Express

El concurso de acreedores express es aquel en el que, en el mismo auto de presentación del concurso, el juzgado concluye el procedimiento ante la extinción de la empresa deudora, que previamente ha declarado no poder hacer frente a sus deudas y no contar con bienes para liquidar en el proceso. Este tipo de concurso evita gastos innecesarios en materia económica tanto para la sociedad deudora como para los acreedores.

Concurso de acreedores Abreviado

El concurso de acreedores abreviado no es otro que aquel en el que, para ahorrar tiempo y costes en el proceso, se simplifica al máximo el procedimiento. Para ello será el mismo juez el que tenga que dar luz verde tras la pertinente comprobación de que el concurso no reviste una gran complejidad en base a la cantidad de deuda y el número de acreedores existentes.

Fases de un concurso de acreedores

A continuación, vamos a repasar de forma breve las fases por las que se pasa en un concurso de acreedores convencional:

  1. Fase común: se inicia, lógicamente, con la declaración del mismo y el nombramiento de un administrador concursal, que será el encargado de la comprobación de la masa activa (bienes) y pasiva (créditos en contra) del deudor.
  2. Fase de convenio: en esta fase tanto acreedores como deudor podrán presentar una propuesta de convenio, siempre con proposiciones de quita o espera, en vistas de la solución de la situación. En última instancia, será el juez quién deberá aprobar también dicho convenio.
  3. Fase de liquidación: no necesariamente la tercera fase, puesto que puede iniciarse en cualquier momento si el deudor así lo decide. En dicha fase, se procederá a la liquidación de los bienes de la sociedad para que pueda asumir la mayor parte posible de la deuda pendiente.
  4. Fase de Calificación del concurso, en esta fase se valora la conducta del concursado, permitiendo al juez determinar si existe alguna negligencia por parte de los responsables de la empresa o deudor.

En AG Equipo Concursal somos abogados expertos en el concurso de acreedores, nuestro objetivo es conseguir que la empresa continúe con su actividad, y en caso de ser imposible asesorar a nuestros clientes para liquidar o cerrar su empresa de manera ordenada y protegiendo su patrimonio e intereses.