Qué es un Concurso de acreedores

El concurso de acreedores se confecciona como una herramienta jurídica por la que una persona, física o jurídica, encuentra amparo legal a su situación de insolvencia y le permite reorganizar su situación en cuanto a la deuda pendiente.

Eso sí, cuando una persona, física o jurídica, no puede hacer frente de forma generalizada a su deuda tiene la obligación acudir al concurso de acreedores.

mas de 200 clientes

¿Quiénes están legitimados para presentar Concurso de Acreedores?

La legitimación corresponde a:

  • Personas Jurídicas deudoras:
  • Órgano de representación (Consejo de Administración, Administradores o Administrador Único).
  • Socios, a través de la Junta General o Extraordinaria de Socios.
  • Personas Físicas deudoras (particulares, empresarios y autónomos): ellos mismos.
  • Entidades sin personalidad jurídica (comunidad de bienes, sociedades civiles, etc..): quien tenga la representación, según la legislación aplicable.
  • Acreedores, en cuyo caso se denomina concurso necesario.

¿Cuándo hay que presentar el concurso de acreedores?

La obligación de presentar concurso de acreedores nace a los dos meses desde la fecha en que el deudor hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia. La presunción de que existe una situación de insolvencia se da cuando se produzca algunos de los siguientes hechos:

  • El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor.
  • La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio del deudor.
  • El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor.
  • El incumplimiento generalizado de obligaciones de alguna de las clases siguientes: las de pago de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso; las de pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período; las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

AG EQUIPO ECONÓMICO-LEGAL asesora personalmente a nuestros clientes de cuándo presentar el Concurso, de los créditos que deben incluir y su clasificación, así como de los derechos y las obligaciones que les asisten. Asimismo, representamos a nuestro cliente ante los Juzgados y realizamos las tareas pertinentes para proceder a las publicaciones necesarias en el Boletín Oficial del Estado.

Igualmente, prestamos nuestros servicios en la negociación con los Acreedores de sus deudas.

Fases del Concurso de Acreedores

En todo concurso existen cuatro fases, a las que hay que añadir una quinta, la preparación de la documentación concursal:

  1. Preparación del Concurso.

Nuestro equipo le solicitará la documentación necesaria para iniciar el procedimiento. Se analizará ésta y se establecerá la mejor estrategia para minimizar daños a terceros que se verán afectados por el Concurso de Acreedores, así como para proteger los derechos de los administradores societarios y socios.

Durante el tiempo de preparación el deudor debe colaborar estrechamente con nuestro equipo a fin de coordinar las acciones necesarias de continuidad o no del negocio, así como la corrección y la actualización de la documentación a presentar.

En esta fase hay que preparar un documento fundamental, la Memoria. En ella el deudor hace una narración de su situación actual y de las circunstancias que han llevado a la situación de insolvencia, así como las posibles propuestas para salir de ella.

Es importante en esta fase valorar los aspectos jurídicos que se producirán desde la presentación del concurso (responsabilidad societaria, calificación, etc..) y los empresariales (viabilidad, momento del mercado y sector, existencia de una estrategia, etc…)

  1. Fase común

En esta fase el Administrador Concursal tomará posesión de su cargo e intervendrá al concursado.

Los acreedores, por su parte, deberán comunicar sus créditos.

El Administrador Concursal, asimismo, presentará un informe en el que, principalmente, determinará la masa activa que hay en la empresa y la masa pasiva, clasificando los créditos en privilegiados, especiales o generales, ordinarios y subordinados.

  1. Fase de convenio

En esta fase se recibirán las propuestas de convenio que el deudor y cualquier acreedor presenten. Dichas propuestas deben contener proposición de quita o espera, pudiendo incluir ambas en un mismo convenio.

Los acreedores votarán en la junta de acreedores por la propuesta de convenio que más les interesen. Si alguna propuesta de convenio obtiene la mayoría suficiente para ser aprobada el juez aprobará el convenio y el concursado podrá continuar con su actividad y realizar los pagos acordados en el plazo aprobado.

  1. Fase de liquidación

Esta fase se iniciará en caso de que no haya ninguna propuesta de convenio, no se apruebe ninguna o, habiendo sido aprobada, no se cumpla. Asimismo, el deudor concursado podrá solicitar que se inicie la fase de liquidación en cualquier momento ante la imposibilidad de continuar con la actividad de la empresa.

El Administrador concursal pasará de intervenir a administrar y gestionar directamente al concursado.

La liquidación consiste en vender todos los bienes del deudor con el objetivo de pagar la máxima deuda posible, siguiendo el orden de prioridad marcado por la ley.

  1. Fase de Calificación

La calificación del concurso permite valorar la conducta del concursado de forma que pueda determinarse si en el estado de insolvencia del deudor, o en su agravamiento, ha habido una actuación negligente de los responsables de la empresa o del propio deudor persona física.

Cuando el concurso sea declarado culpable, los afectados podrán ser: 1) inhabilitados para administrar bienes ajenos, 2) condenados a devolver los bienes o derechos que hubieran obtenido indebidamente del patrimonio del deudor, 3) condenados a indemnizar por los daños causados y/o 4) condenados a pagar una “sanción” por su actuación.

Consecuencias de la calificación culpable

La responsabilidad de Administradores y Apoderados de Sociedades

Los administradores sociales y apoderados pueden verse afectados por la Fase de Calificación.

AG EQUIPO ECONÓMICO-LEGAL asesora no solo a sus clientes empresas deudoras, sino también a los responsables de la calificación del concurso.

Básicamente, la actuación de los Administradores y Apoderados se analizará en los siguientes campos:

  • Incumplimiento sustancial de la obligación de la llevanza de la contabilidad.
  • Inexactitud grave en cualquiera de los documentos acompañados a la solicitud de declaración de Concurso.
  • Alzarse con la totalidad o con parte de los bienes.
  • Si durante los dos años anteriores a la fecha de la declaración de Concurso hubieran salido fraudulentamente del patrimonio del deudor bienes o derechos.
  • Si antes de la fecha de la declaración de Concurso el deudor hubiese realizado cualquier acto jurídico dirigido a simular una situación patrimonial ficticia.

La responsabilidad de los socios y accionistas

La Ley Concursal recoge la responsabilidad de los socios y accionistas en el caso de que éstos se negaran, sin causa razonable, a la capitalización de créditos o a una emisión de valores o instrumentos convertibles si como consecuencia de ello se frustra la consecución de un acuerdo de refinanciación o un acuerdo extrajudicial de pagos.

También puede haber responsabilidad si, por ejemplo, con anterioridad al concurso se lleva a cabo una reducción de capital con devolución de aportaciones a los socios. En este caso, éstos responderán por el importe de esa cantidad percibida.

Últimas entradas del Blog

  • Que es un concurso de acreedores

¿Qué es un concurso de acreedores?

¿Falta de liquidez? ¿Insolvencia empresarial? En el desarrollo de una actividad empresarial existen riesgos que pueden llegar a poner en [...]

AG-EQUIPO CONCURSAL, Despacho de Abogados expertos en Concurso de Acreedores.