¿Situación de insolvencia? Ley Concursal

Empresas y particulares en situación de insolvencia pueden acudir a la ley concursal para mantener su actividad mediante el pago y reestructuración de la deuda contraída de manera ordenada, el objetivo final de la ley concursal no es otro que  ayudar a las empresas a seguir con su actividad.

Ahora las preguntas que nos debemos hacer son claras, ¿Cuándo puedo solicitar el concurso de acreedores? ¿Quién lo puede solicitar? y ¿Por qué solicitarlo?

Solicitar concurso de acreedores

¿Quién puede solicitar el concurso de acreedores?

La Ley concursal es clara en este apartado, en su artículo primero, indica que pueden solicitar el concurso de acreedores personas físicas y jurídicas, entrando a su vez en el concurso las herencias yacentes que no sean aceptadas.

Tenemos que hacer una mención a los tipos de concurso de acreedores, ya que el que solicita el deudor es denominado “concurso de acreedores Voluntario” y el que es presentado por el acreedor se conoce como “concurso de acreedores necesario”.

Vayamos ahora la siguiente pregunta…

¿Cuándo se puede solicitar el concurso de acreedores?

La ley concursal permite solicitar el concurso de acreedores a cualquier persona  o empresa en estado de endeudamiento lo que nos lleva a preguntarnos ¿Cuándo se debe presentar la solicitud del concurso?

La Ley Concursal da la respuesta en su artículo 2, donde la legislación nos indica que debemos iniciar el concurso de acreedores cuando se tenga conocimiento de la imposibilidad de hacer frente a los pagos y entrar en situación de insolvencia. Desde dicho conocimiento existe un plazo de dos meses para presentar el concurso de acreedores, de no presentarlo en ese plazo podríamos enfrentarnos a consecuencias legales.

Las sociedades que hayan detectado su insolvencia empresarial y pasados los dos meses de plazo, y no haya llegado a acuerdos de ampliación o disminución, o no haya iniciado la liquidación de la sociedad, deberá obligatoriamente solicitar el concurso de acreedores.

¿Por qué una empresa debe declararse en concurso de acreedores?

El concurso de acreedores debe ser solicitado ante la situación de insolvencia presente y futura, generalmente las empresas conocen su situación de insolvencia con varios meses de antelación, por lo que acogerse a la ley concursal puede prevenir problemas legales en el futuro.

Hay que tener en consideración que el fin último del concurso de acreedores no es la liquidación de la sociedad, sino evitar el cierre de la empresa mediante la adopción de medidas y que el deudor pueda hacer frente a sus pagos y resolver la situación de insolvencia mediante el concurso de acreedores.

Solicitar el concurso de acreedores cuando la situación no ha llegado a la insolvencia, hace que las posibilidades de salvar su empresa sean mucho más altas que si ya estamos en situación de impagos y los acreedores “aprietan” para conseguir cobrar.

Juez Concurso de acreedores

Ley de segunda oportunidad

Si no conseguimos llegar a buen puerto con el concurso de acreedores podemos acogernos a la Ley de Segunda Oportunidad, un procedimiento legal por el cual podemos quedar exonerados de gran parte de la deuda contraída, siempre que cumplamos los requisitos que se requieren para ello.

La Exoneración de la deuda puede llegar al 100% con la Ley de Segunda Oportunidad, no todo está perdido si el concurso de acreedores no se puede llevar a cabo.

Conclusión

Si prevés situaciones de insolvencia, ACTÚA, no esperes a endeudarte más y toma el control. El concurso de acreedores te ayudará a salvar tu empresa o a liquidarla de manera ordenada con mayor seguridad.